Historia




Greffern


La historia de Greffern ha estado desde siempre ligada al Rin, que no sólo ha proporcionado a este lugar pan y trabajo, sino también miseria y dolor. Los restos encontrados permiten suponer que Greffern existía ya mucho antes de su primera mención documentada en el año 1284.

Algunos nombres, como Burgplatz, la Plaza del Burgo, recuerdan todavía hoy al linaje noble ‘Greffere’, que aparece también como denominación del lugar en los primeros documentos. El escudo de Greffern evoca la pesca de arpón y la navegación, mientras que las rosas hacen referencia a los nenúfares, y el fondo original del escudo, el entonces floreciente lavado de oro.

Las corrientes del Rin trajeron no pocas desgracias, y obligaron a los habitantes de Greffern a desplazares cuatro veces entre los siglos XV y XVII para instalarse en zonas más alejadas del río. La amenaza de un nuevo traslado a comienzos del siglo XIX fue evitada gracias a los trabajos del ingeniero Tulla. Antes de la corrección del Rin, las corrientes de agua alcanzaban a veces la altura de una persona y llegaban a entrar por las ventanas de las casas.

Junto al lavado de oro, importante fuente de ingresos, la pesca constituía también una actividad económica reseñable. El Rin, con sus numerosos movimientos y corrientes, invitaba a la pesca, de forma que ya en el siglo XV se creó el gremio de pescadores.

La navegación constituye una actividad igualmente tradicional. Desde 1331 figuran leyes concernientes a esta actividad en el ‘Libro de leyes de la ciudad de Estrasburgo’, que da testimonio también de un intenso tráfico de personas y de mercancías. Todavía en la actualidad la navegación fluvial tiene gran importancia para Greffern, como simboliza el mástil de barco.

La aduana de Greffern en la ruta del imperio y sobre la rivera del Rin tuvo siempre una gran relevancia. Ya en tiempos antiguos, los habitantes de Greffern garantizaban el trayecto entre sus pueblos y Grusenheim, a la orilla izquierda del Rin. En 1875 se construyó un puente para permitir el paso de los barcos, pero además, el ferry a motor Drusus atraviesa gratuitamente el río desde 1977.

La capilla de Greffern, dedicada a los santos Juan y Pablo, era antaño un lugar de peregrinación muy frecuentado. Tras la construcción de una primera iglesia en 1755, la iglesia actual fue erigida en 1887. La parroquia, que se hizo independiente en 1966, pertenecía a Schwarzach.

La industria, por su parte, proporcionó un importante esplendor. En 1965, la compañía The Dow Chemical Company, conocida en todo el mundo, se instaló aquí sobre una superficie de 75 hectáreas. Numerosos marineros continúan ejerciendo su oficio en barcos renanos de diferentes nacionalidades y encuentran aquí con qué ganarse la vida.



Schwarzach


La evolución de Schwarzach está estrechamente ligada a la presencia de la abadía benedictina en sus tierras hasta 1803. Por eso, el escudo del monasterio, con una llave y una espada, se convirtió en escudo del nuevo municipio.

El monasterio imperial apareció por primera vez en el año 817 en un texto bajo la forma de ‘Suarizaha’. En el año 994 recibió el derecho de comerciar. La iglesia del monasterio fue víctima de varios incendios, uno de ellos, en 1299 de grandes magnitudes, y que obligó a reconstruir el edificio por completo. En 1302 la iglesia fue inaugurada de nuevo con toda pompa y boato. Desde entonces, hace ya más de 700 años, esta grande inauguración es celebrada cada año el tercer martes del mes de octubre en el marco de las fiestas patronales de Schwarzach.

En su origen, Schwarzach pertenecía a la parroquia madre de Scherzheim, o Stollhofen. Hacia mediados del siglo XIII, aparece una parroquia independiente bajo el monasterio. La iglesia parroquial fue en un primer tiempo St. Michaeliskirche; tras su demolición en 1807, fue reemplazada en esta función por la iglesia de la abadía. Desde el punto de vista jurídico y administrativo, se encontraba aquí el centro encargado de impartir justicia.

Por consiguiente, el oficial principal de justicia residía en Schwarzach. Cuando desapareció el monasterio, la oficina monacal de Schwarzach fue reemplazada por la oficina de Baden de Schwarzach, que fue disuelta definitivamente en 1809. En el curso de la Guerra de los Campesinos, tanto el pueblo como el monasterio sufrieron mucho bajo la autoridad del ‘grupo de Schwarzach’, proveniente de los alrededores. Durante la Guerra de los Treinta Años, Schwarzach fue totalmente saqueado y devastado, al igual que las localidades de alrededor. En el mismo pueblo, igual que en Hildmannsfeld sobrevivieron sólo 30 de los 110 habitantes de entonces. Tras la guerra, que dejó todo arrasado, el monasterio casi se había vaciado en su totalidad de sus ocupantes, y recibió las reliquias de la Santa Rufina, que es celebrada cada año.

Durante la Guerra de Holanda Schwarzach fue devastado en varias ocasiones: "Los imperialistas hicieron terribles motines, conduciéndose a veces con más crueldad que en la guerra contra Suecia". La inmediata proximidad de la línea Bühl-Stollhofen, una fortificación militar, afectó igualmente a Schwarzach. En tiempos de Napoleón, la localidad se vio obligada a pagar elevados costes de guerra. Tras el derribo de muchas construcciones, del antiguo esplendor del monasterio quedaron sólo edificios administrativos y comunes junto con la imponente catedral del monasterio, en la que desde hace años se celebran los populares Conciertos de la Catedral.

Hildmannsfeld, que apareció en 1314 bajo el nombre de Hildeboldsfelde, constituye desde hace tiempo una comunidad religiosa y política con Schwarzach. Tras una división parcial, en 1383 se produjo su unión con Schwarzach. El origen del escudo de esta comunidad representa el signo astrológico de Tauro. La capilla, quemada en varias ocasiones, fue reconstruida por última vez en 1732 y colocada bajo el curato del Santo Wolfgang.



Söllingen


Söllingen aparece documentado por primera vez en 1291 bajo el nombre de Selingen. Los túmulos situados en el territorio de la comunidad prueban, sin embargo, que su fundación se remonta a una época anterior. Cuando en 1881 se abrió la tumba de una mujer perteneciente a una familia de príncipes, se descubrieron ofrendas funerarias de bronce, ámbar y oro que databan del periodo de Hallstatt (alrededor del siglo VI a.C.).

La situación de Söllingen, en una curva del Rin que limita directamente con la zona inundable, ha tenido repercusiones importantes. El Rin ha infligido daños con sus inundaciones que no se han visto compensados por las ventajas de su cercanía, como la navegación fluvial. Sólo después de la modificación del curso del río se transformaron el paisaje y los comportamientos relativos al Rin. Esta transformación del río, con la construcción del embalse Iffezheim, supuso una de las transformaciones más considerables del siglo XX.

En el siglo XIII, Söllingen pertenecía a la abadía Schwarzach, y sus habitantes eran conocidos en todas partes como "la gente de San Pedro". Cuando en el siglo XV la comunidad fue vendida al Margrave de Baden, también los puestos de aduana fluvial que databan de principios del siglo XIV, de cuyas ganancias participaban algunos linajes nobles a ambas orillas del río, cambiaron de manos. La familia noble ‘de Söllingen’ se trasladó pronto a Estrasburgo.

Las más antiguas notas eclesiásticas sobre la capilla y la vicaría de San Mauricio, cuyos atributos (la palma y la espada) figuran en el escudo de la comunidad, nos llevan al siglo XIV. Sin embargo, subsistía un sólido vínculo con la parroquia madre de Stollhofen. Alrededor de 1700 se produjo la conversión de la capilla en iglesia, y en 1805 se pudo constituir una parroquia independiente gracias a la ayuda de ‘su alteza el príncipe elector’. Finalmente, la primera piedra de la actual iglesia, concebida por Johann Ludwig Weinbrenner, fue colocada en 1842.

Después de que en la guerra de los 30 años se produjeran todo tipo de devastaciones, Söllingen quedó totalmente destruido en alrededor de 1680. En 1687, cuando comenzó la construcción de la fortaleza de Fort Louis sobre una isla del Rin situada frente a la comunidad, Söllingen se encontraba en pleno corazón de las hostilidades militares. En territorio de Baden, sobre el terreno del embalse que pertenecía a la comunidad de Söllingen, se construyó un fuerte destacado destinado a proteger Fort Louis, cuyas trincheras, sin embargo, tuvieron que ser destruidas. Debido a su situación sobre las orillas del Rin y frente a Fort Louis, Söllingen padeció mucho durante las guerras de sucesión polaca y austriaca. A principios de la década de 1790, el pueblo se convirtió de nuevo en una zona de despliegue militar. A partir de aquí se lanzaron la mayoría de cañonazos a Fort Louis. Söllingen tuvo una vez más un papel fundamental en 1814, cuando las tropas aliadas atravesaron el Rin. Todavía hoy la ‘Russenstraße’, o ruta de los rusos, recuerda esta época.

La construcción del aeropuerto de la OTAN en 1952 trajo consigo significativos cambios.



Stollhofen


Burgo y fortaleza, ciudad oficial, sede del tribunal y parroquia madre son algunas de las estaciones en la historia de Stollhofen. En un documento oficial de 1154, esta localidad es mencionada bajo en nombre de ‘Stadelhoven’, y aún en el siglo XIII se produce su designación como ciudad. Ya en 1472 existía oficialmente Stollhofen, que se extendía hasta Rastatt. Después de que en 1309 perdiera algunos derechos, entre 1490 y 1493 el abad de Schwarzach vendió la ciudad con todos sus derechos restantes al margrave Christoph von Baden. En una parte del escudo previsto aparecía la faja de Baden junto a una llave de plata, procedente del escudo del monasterio de Schwarzach. Sólo pocos documentos dan fe de que Stollhofen tenía uno de los más fuertes burgos de la zona. Aquí se encontraba la sede de un linaje noble, ‘von Stollhofen’, que poseía en su origen el cargo de corregidor como feudo de la abadía de Schwarzach. Posteriormente, el burgo fue feudo de diversas familias nobles, para convertirse por fin en la sede del gobernador margrave.

La justicia de Stollhofen era al principio asunto de la abadía de Schwarzach, y era el abad el que la impartía. Todos los habitantes eran exhortados a asistir a las sesiones que se celebraban casi siempre los martes ‘bajo los pinos’ (Unter den Tannen). Con la venta de Stollhofen, la justicia pasó igualmente a las manos de Baden. El lugar en el que se celebraban estas sesiones se desplazó fuera de la ciudad, en la ruta que llevaba a Lichtenau.

Fuera de los muros de la ciudad se encontraba la entonces Basílica de San Ciríaco (St. Cyriaksbasilika). Durante la Guerra de los Treinta Años fue completamente destruida. Desde entonces, la ciudad se sirvió de la capilla Erhardskapelle como iglesia, hasta que en 1769 se construyera en su lugar la Iglesia parroquial St. Erhard en estilo barroco y con la conocida cúpula imperial.

Muchos fueron los conflictos que tuvieron por escenario la ciudad fuerte de Stollhofen y sus alrededores. Tocada ya en la guerra de los campesinos, desempeñó un papel muy importante durante la Guerra de los Treinta Años, en el curso de la cual fue conquistada y arruinada en varias ocasiones. Uno de los puntos culminantes que vivió la fortaleza, en tanto que lugar estratégico y de retirada, fue la lucha por la línea Bühl-Stollhofener en la guerra de sucesión española. Finalmente, fue tomada en 1707 y las fortificaciones fueron destruidas. Sólo algunas construcciones de estilo y los nombres de algunas calles recuerdan todavía hoy el glorioso pasado de Stollhofen.



Monumentos - La catedral Schwarzacher Münster


A todo el que pasa por la carretera nacional 36, que une Rastatt y Estrasburgo pasando junto a Rheinmünster, le llama la atención el monasterio situado en la meseta del Rin. Esta imponente basílica es el resto de la antigua abadía benedictina de Schwarzach, que, a lo largo de una historia sembrada de tragedias, ha acompañado el territorio del centro de Baden en su religión, su cultura y su economía. También Schwarzach le debe su nacimiento en el año 828, ya que esta población no existía antes de que los monjes llegaran a esta región.

Este monasterio, de interesante e imponente construcción (1220-1225), es la cuarta iglesia de la antigua abadía; las otras tres –como las excavaciones realizadas entre 1964 y 1966 han podido demostrar- estaban erigidas en el mismo lugar. Miles de visitantes acuden cada año a visitar el monasterio, que ofrece tanto en su interior como en su exterior infinita inspiración a dibujantes y fotógrafos. Entre las reliquias barrocas que se conservan de su origen se cuenta el órgano barroco.

Durante la época barroca se construyó el monasterio -que sólo cien años después fue destruido y que hoy sólo figura en fotografías- y la iglesia, que sufrieron desafortunados intentos de barroquización. Cuando en los años 1967-1969 se impuso una minuciosa restauración de la iglesia para salvar de la ruina esta muestra de arte medieval sobre columnas, se aprovechó la ocasión para eliminar todas las transformaciones barrocas, y se devolvió la iglesia de la abadía a su estado arquitectónico original. En la actualidad, reúne cuatro estilos de construcción; el romántico predominante; el gótico, con sus ventanas de arcos ojivales en la torre y las arcadas de ojiva (1299-1302); el renacimiento, con el artístico coro (1700), y el barroco, con el órgano y el recientemente reconstruido altar.

Junto al monasterio sólo quedan los edificios de la administración de la abadía de Schwarzach. Se presume que estas edificaciones fueron construidas entre 1761 y 1790 (más exactamente, entre 1765 y 1773), ya que la primera piedra se colocó el 29 de agosto de 1765.

De una descripción datada de 1802 se desprende que el edificio comprendía la cátedra sagrada, los aposentos de invitados, la farmacia junto con su laboratorio, los aposentos del servicio y la cocina, el molino, los establos y almacenes, las viviendas para los criados, las doncellas, los porteros, el ebanista, los herreros y los cocheros.

En un ambicioso proyecto de saneamiento, desde 1978 la comunidad de Rheinmünster se esfuerza por renovar y restaurar este territorio histórico alrededor del centro de Schwarzach. Se comenzó con el actual ayuntamiento, la casa de los bomberos y la antigua escuela. El patio del convento y la plaza del monasterio también han sido renovados. Todas estas medidas están financiadas en parte por el programa de saneamiento del Land, en el que también pueden participar propietarios particulares de terrenos situados en el recinto del antiguo monasterio. Si bien los pocos edificios barrocos que aún se conservan representan un muy humilde resto del antiguo monasterio, sí permiten imaginar la importancia y trascendencia que ha tenido este lugar. Con la demolición del edificio principal en el siglo XIX, se privó al recinto de su parte fundamental. El mantenimiento de los restos y su transmisión a las nuevas generaciones es la tarea presente de la comunidad.

El escudo de la comunidad Rheinmünster

Otorgado el 21 de abril de 1975 por el Ministerio del interior del Land Baden-Württemberg, el antiguo escudo del monasterio unifica llave y espada -que ya desde siempre fue un sello judicial y desde 1900, escudo de la comunidad de Schwarzach- con las rosas del antiguo escudo de Greffern. También el antiguo escudo de Stollhofen contenía una llave, mientras que la espada, como atributo del patrón religioso Mauricio, era hasta ahora uno de los dos motivos del escudo de Söllingen.

El escudo ha sido descrito de la siguiente manera:

"Sobre fondo azul, una espada plateada con un mango de oro, cruzada con una llave de plata, y tanto sobre ellas como por debajo, una rosa dorada y azul de cinco pétalos".