Rheinmünster




Rheinmünster


Karte Rheinmünster

Rheinmünster es un hijo de la reforma de los municipios. El 1 de octubre de 1974, las entonces independientes comunidades de Greffern, Schwarzach y Stollhofen –del antiguo distrito rural Bühl-, y Söllingen –del distrito de Rastatt- se unieron para formar un nuevo municipio. Las partes realizaron esta unión de forma totalmente voluntaria. El parto fue largo y doloroso, y, sin duda, todavía habrá de pasar una generación completa antes de que se pueda hablar de la absoluta integración de todas las partes en el nuevo municipio de Rheinmünster. En efecto, la presión ejercida desde ‘arriba’, bajo cuya autoridad tuvieron lugar las negociaciones relativas a esta unión, no fue poca.

El nombre Rheinmünster, que nuestro municipio ha tenido a bien darse, es muy significativo. En primer lugar, contiene el nombre del río Rin (Rhein ), que durante más de 12 Km. constituye una frontera común entre términos municipales, y que ha ido marcando con su corriente a los pueblos, y les ha traído tanto pan y trabajo como dolor y miseria. Contiene también el nombre de la catedral Schwarzacher Münster. Esta catedral, además de algunos edificios oficiales y del monasterio, es uno de los pocos restos de la abadía benedictina que en otra época determinara la vida de la región, y que en 1830 se convirtió en víctima de la secularización. Así, no sorprende a nadie que Rhein y Münster apadrinaran el nombre del recién nacido. Más adelante, trataremos con más detalle la catedral Schwarzacher Münster y el escudo del municipio.

Rheinmünster, este hijo de la reforma, reunía todas las condiciones para prosperar, adquirir el tamaño de una ciudad, y convertirse en una comunidad reseñable dentro de la zona de Baden. En primer lugar, el municipio se encuentra situado en un punto clave para las conexiones viarias, entre las dos grandes ciudades de Karlsruhe y Estrasburgo, cerca de la autopista del valle del Rin (a 4 Km.), y junto a la nacional 36, que une, gracias a una extensa red de carreteras, las ciudades de Rastatt, Baden-Baden y Bühl, donde la mayor parte de la población tiene su puesto de trabajo. Las conexiones se ven completadas mediante el tren, que conecta Bühl y Rheinmünster, y que es tan importante para el desarrollo comercial e industrial del municipio de Rheinmünster como el puerto de Greffern, que da al municipio acceso a la importante vía fluvial que constituye el Rhein.

Otra de las condiciones que ha contribuido positivamente al desarrollo de esta joven comunidad es el plan de desarrollo nacional, que prevé para Rheinmünster y para la ciudad de Lichtenau la constitución de un centro secundario en la región central de Bühl, en torno a los ejes de desarrollo Bühl/Rheinmünster/Lichtenau - Hagenau/Bischwiller, incluidos en el plan regional de la región alemana del Alto Rin Central. Así, los trayectos en ferry en Greffern adquieren un valor adicional. Este plan de desarrollo regional supone para Rheinmünster una serie de favorables condiciones para la creación de nuevos núcleos urbanos y laborales. Otra interesante componente para el prometedor futuro del municipio viene dada por sus finanzas, que se apoyan en dos pilares. En la década de los sesenta, la empresa The Dow Chemical Company, activa en todo el mundo, se estableció en Greffern, junto a otros centros industriales y comerciales de menor magnitud; este fenómeno ha proporcionado desde entonces prósperas contribuciones comerciales para la comunidad. Además, y a pesar del ataque que supone para el entorno natural, dos canteras aportan a este municipio interesantes beneficios económicos. Inmediatamente después de su unión, el municipio se propuso ya varias empresas para potenciar su desarrollo: -la evacuación de las aguas residuales de todas las localidades mediante estaciones de depuración mecánico biológicas; -la urbanización de nuevas zonas residenciales ya comenzadas y la creación de otras nuevas en las cuatro localidades; -la centralización en un único edificio (ayuntamiento) de la administración, que antes de la unión estaba descentralizada. Contra todos los oscuros pronósticos realizados en los dos años posteriores a la unión, el ayuntamiento y el concejo municipal consiguieron llevar a cabo los mencionados objetivos hasta 1980; un gran éxito para nuestro joven municipio, que se propone ahora mejorar sistemáticamente y paso a paso la calidad de la vivienda y de la infraestructura, con el fin de convertirse –no sólo para propios sino también para extraños- en un interesante lugar para vivir. En cuanto al futuro, se observan con cierta expectación los efectos que la conversión del antiguo aeropuerto de la OTAN, en Söllingen, tendrá para el distrito municipal y el vecindario de Rheinmünster. La resolución del concejo municipal del 6 de diciembre de 1993 determinó que en este recinto se construiría una zona industrial y un aeropuerto nacional, además de centros deportivos, como un campo de golf con 18 hoyos, instalaciones para el tiro al arco y un pabellón para deportes sobre hielo.

Como ven, el nuestro es un municipio que reúne todas las condiciones necesarias para vivir cómodamente: atención médica de máxima calidad, instituciones educativas dentro de la localidad y en localidades cercanas, numerosos comercios y fábricas artesanales, reseñables instalaciones para ocio y tiempo libre –como la piscina cubierta de Greffern-, numerosas asociaciones y, por último, un hermoso paisaje de bosques, que, desgraciadamente ha sufrido ya como consecuencia de las medidas de retención del Rin. Sin embargo, aún se encuentran no pocos parajes de naturaleza virgen en nuestra comarca; su conservación es también un punto importante en nuestra lista de tareas.

Rheinmünster contaba el 31 de marzo de 2000 –según estadísticas del censo regional- con 6.482 habitantes: 3.304 varones y 3.178 mujeres repartidos entre las localidades de Greffern, Schwarzach con Hildmannsfeld, Stollhofen y Söllingen.

El aumento de la población de Rheinmünster, y así de sus cuatro localidades, no era digno de mención hasta hace poco tiempo. En los últimos años, sin embargo, y gracias a la unión de las nuevas zonas urbanas, se ha registrado una tendencia creciente. El consorcio químico Dow, con sus más de 750 puestos de trabajo, ha contribuido, sin duda, a este aumento, ya que la gran mayoría de sus empleados escogen nuestro municipio para vivir. Sobre todo la retirada de las tropas canadienses en los últimos años tuvo como consecuencia la llegada de más de 800 nuevos vecinos.

Sin embargo, el panorama histórico de Rheinmünster no estaría completo sin un análisis más detallado del nacimiento y el desarrollo de sus cuatro localidades: Greffern, Schwarzach, Stollhofen et Söllingen.